El periódico alemán Der Spiegel decía de Zagreb en octubre de 2017 que posiblemente podría «ganar el título de la ciudad más aburrida, al menos en Europa».

Y que, el mejor atributo de la ciudad era la carretera que salía de la ciudad hacia la costa.

¡Ouch!

¡Menudo ejemplo de honestidad alemana!

Pero ¿tenía razón el tabloide alemán?

Jonathan Bousfield, de la revista TimeOut, parecía no estar de acuerdo.

El autor ha descrito recientemente la nueva identidad turística de Zagreb como «un híbrido inusual y único, una ciudad del norte de Europa con el clima y la cultura del sur: una historia de éxito croata».

¿En qué quedamos?

¿Los alemanes tienen algún tipo de vendetta contra la capital croata o se ha producido un cambio milagroso en la gestión del turismo de Zagreb en menos de una temporada?

Vamos a ver.

Zagreb: Un nuevo rostro, sin maquillaje

 

Zagreb:destino desconocido para el viajero 50+

 

El artículo en TimeOut nos hablabla de la nueva capacidad que Zagreb parece haber desarrollada de lucir su mejor rostro sin apenas aplicar ningún tipo de maquillaje.

Pura honestidad.

En Zagreb los locales y los visitantes viven y sienten la ciudad hombro a hombro.

Es un nuevo modelo de turismo que se distancia de la explotación del “sol y del mar” que infesta la costa dálmata.

Y los resultados son cada vez más obvios.

Según el Instituto Croata de Turismo Sanda Čorak, el sector del turismo en Zagreb ha crecido tres veces más en los últimos cinco años que el resto de Croacia.

Pero, ¿sabes qué es lo perverso de este nuevo Zzagreb?

Que no parece importarle que hayas llegado.

O que tu experiencia esté siendo excepcional.

Zagreb es lo que es.

A diferencia de otros puntos de las rutas más visitadas de Croacia, donde los camareros tienden a interrumpir tu comida hasta tres veces para asegurarse de que todo esté bien, en Zagreb no les hace falta.

Se sienten confiadas con su oferta.

Sabes que te ofrecen buena comida.

El periodista americano Joe Orovic, tiene un nombre para este tipo de experiencia: anti-turismo.

Joe nos cuenta que en sus viajes a Dalmacia a menudo se sentía como si se pasease por un parque de atracciones en el que todas las experiencias estaban minuciosamente curadas y aparentemente copiadas de ciudad en ciudad.

“Casi todo era mecánico, con abundantes adjetivos y signos de exclamación:

¡Ven y maravíllate de nuestros incomparables destinos históricos!

¡Bienvenido! ¡Disfruta de nuestra deliciosa cocina casera y auténtica en nuestra maravillosa konoba!

¡Prueba nuestra divertida, emocionante e informativa excursión al Parque Nacional, donde podrás admirar y maravillarte con la belleza natural de Croacia!”.

¿Y por qué no me matas ya?, les respondía Joe.

Zagreb, sin embargo, pierde toda esa escenificación innecesaria.

Zagreb, tal y como explicaba el artículo de TimeOut, «se adapta a las necesidades del público local y el resultado es aquello que todos buscamos pero que rara vez encontramos: una ciudad amigable para los visitantes donde los turistas se sienten como los locales y los locales no se sienten desplazados».

 

Zagreb:destino desconocido para el viajero 50+

 

Es decir, la ciudad ideal para el viajero/a 50+ como tu yo yo, ¿no crees?

En Zagreb se descubren propuestas nuevas constantemente, ¡como el Museo de Relaciones Rotas!

Y en Zagreb se crean nuevos eventos que atraen tanto para locales como a los visitantes para desarrollar así una temporada turística más duradera.

El Pop Up Summer Garden, es un ejemplo de esta evolución, un punto de promoción de la bebida y la cultura local, no muy lejos de la ciudad.

Con este tipo de esfuerzos, Zagreb está llenando los vacíos en el paisaje y en el calendario turístico, no solo para atraer visitantes sino también para mantener contenta a su gente local.

A diferencia de la costa Adriática, si vas a Zagreb en pleno otoño o invierno, te será difícil encontrar algo cerrado.

Este nuevo modelo forma parte de un plan más amplio, según la directora de la Junta de Turismo de Zagreb, Martina Beinenfeld.

Puede parecer accidental, de eso se trata.

Pero, no lo es.

La nueva identidad turística de Zagreb implica una visión más amplia del turismo sostenible a largo plazo.

La meta, según Beinenfeld, es lograr un equilibrio entre las necesidades locales, el respeto cultural y la preservación histórica.

 

Zagreb destino desconocido para el viajero 50+

 

«Posicionamos a Zagreb como un destino que no conoce el término «estacionalidad», como es el caso de algunos de nuestros destinos costeros».

Está claro que Zagreb no puede soñar con el turismo de temporada debido a su clima algo temperamental.

Y Zagreb no puede confiar solo en su belleza como ciudad.

Necesita echarle personalidad y encanto.

Y para eso, no puede depender solo del turismo en grupo con palos de selfie.

Una identidad divorciada de las masas.

Una experiencia, no solo una bonita vista.

“Croacia quiere turistas”, insiste Joe Orovi. “Zagreb quiere viajeros”.

Como tú y yo.

 

Zagreb te espera, ¡Viajero/a 50+! ¡Con toda su personalidad y pasión por el comer!

Porque Zagreb es para aquellos que prefieren ir a la deriva por una ciudad y sentir su ritmo.

Curiosamente, el mercado de alimentos y flores principal sigue estandddo en el centro de la ciudad, justo al lado de la plaza central.

¿Tú sabes la de horas que puedes perder aquí observando la cantidad de locales comprando sus frutas y verduras antes de subir a los coquetones tranvías que les llevan a casa?

El culto a los alimentos frescos es evidente donde quiera que vayas en Zagreb.

Hay cantidad de puestos en las esquinas de las calles vendiendo una variedad siempre cambiante de frutas y verduras de temporada.

Y en la plaza central suelen también organizarse ferias de alimentos donde podrás comprar productos cárnicos, embutidos, aceites de oliva y otros platos delicatessen.

La comida es absolutamente fundamental en la experiencia Zagreb.

 

Zagreb destino desconocido para el viajero 50+

 

Si quieres atiborrarte de parrillas de carne de los Balcanes, mariscos del Adriático y pasteles de la Europa Central, estás en el lugar adecuado.

Además, recientemente, Zagreb ha vivido también sucesivas revoluciones de comida Slow, comida tipo bistró y comida callejera, todo lo cual ha dejado una huella profunda en el aspecto de la ciudad.

Ahora los bares y cafés con terrazas se extienden por todos lados, serpenteando y sorprendiendo por callejones laterales.

El énfasis en la artesanía alimenticia local ha cambiado el negocio de la restauración, generando pastelerías boutique, helados boutique, cafés boutique, hamburguesas boutique y, por supuesto, ¡cerveza boutique!

Zagreb es uno de aquellos extraños lugares raros en los que las franquicias internacionales han sido remplazadas por locales inteligentes e interesantes.

Las principales atracciones de Zagreb no son atracciones turísticas.

La principal atracción de Zagreb es la personalidad de sus espacios públicos: plazas, parques y el túnel Grič: un refugio antiaéreo de la Segunda Guerra Mundial que se abrió al público de forma gratuita (en lugar de convertirlo en la típica atracción turística con una tienda de recuerdos).

Muy interesante también es el Art Park, una zona industrial justo detrás de la calle comercial principal que fue retomada por artistas callejeros y convertida en una galería al aire libre.

¿Tú qué dirías entonces?

¿La ciudad más aburrida de Europa o una historia de éxito de un nuevo modelo de turismo?

Ya, yo también.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *