Debe ser uno de los sueños más compartidos del Nomad@50: ver la aurora boreal.

Todo/as lo/as aventurero/as 50+ soñamos con vivir esa experiencia inolvidable en las altas latitudes del hemisferio norte.

Pero, la mayoría de nosotro/as, olvidamos que el Sur, también las saca a relucir orgullosamente de vez en cuando.

¿Dónde?

En Rakiura.

 

Vive la Aurora Australis en la tranquilidad de Rakiura

Las tribus maoríes de Nueva Zelanda que vieron por primera vez este fenómeno inusualmente bello lo llamaron «Cielos resplandecientes».

Ese fue el nombre que le dieron al lugar donde suele aparecer con mayor prominencia: Rakiura, una pequeña isla en el extremo sur de Nueva Zelanda.

Rakiura tiene una extensión de tan solo 75 km/45 km de este a oeste y solo el 1% de la isla está habitada. La mayoría de sus residentes se concentran en su único municipio, Oban, en Halfmoon Bay.

Este pintoresco y pequeño lugar es el hogar de alrededor de 400 residentes permanentes, todos ellos conocidos por su amabilidad y disposición para compartir su historia y su legado con cualquier viajero.

Stewart Island, Nueva Zelanda

¡Seguro que más de uno/a estará dispuesto a hablarte de sus intentos de independizarse de Nueva Zelanda y cambiar el nombre de la isla a su nombre maorí original, Rakiura.

Incluso se presentó una Declaración de Independencia el 31 de julio de 1970 en un simulacro de ceremonia.

Ese día, se desveló también la bandera de la nueva república.

Sin embargo, ninguno de esos esfuerzos se ha traducido en una Rakiura soberana, ya que la isla sigue siendo hoy en día, una parte integral de Nueva Zelanda.

Solo se puede acceder desde Invercargill y Bluff con Ferry, aviones de ala fija y helicópteros.

En Oban encontrarás prácticamente todo lo que necesites, desde alojamiento para mochileros, moteles e incluso alojamientos boutique como Observation Rock Lodge.

Además de tener su propio pub (¡Cómo iba a faltar!), Oban te ofrece la opción de participar en diversas experiencias para amantes de la naturaleza como tours de pesca, expediciones de buceo, piragüismo por el mar, y maravillosas caminatas por el monte.

Más allá de Oban, imprescindible el Parque Nacional de Rakiura.

 

Parque Nacional de Rakiura

Disfruta de lo que es la tranquilidad en estado puro en las más de 160,000 hectáreas de antiguas reservas naturales, reservas escénicas y áreas de bosques estatales y playas vírgenes de este incomparable rincón neozelandés donde podrás observar focas, pingüinos, kiwis, wekas y muchas otras aves autóctonas.

Aún y con toda su muy relajante belleza, el momento más memorable en este parque lo vas a vivir cuando te aparezca esa maravillosa cortina de luz en sus cielos de verano.

Ese resplandor difuso de tonos verdes, rojos, rosados…

 

Aurora Australias en Rakiura
Fotografia de Matt Glastonbury

 

Puedes estar seguro/a de que ¡vas a darle las gracias a tu Karma por haberte otorgado un momento tan especial en tu vida!

¿Cómo se produce la Aurora Australis?

Parece ser que los fuertes vientos solares que se levantan durante las largas noches de verano en la isla interactúan con el campo magnético de la tierra para crear este magnífico y misterioso juego de luces.

 

Aurora Australis en Stewart Island, Nueva Zelanda

Estos vientos solares transportan partículas que interactúan con el campo magnético de la tierra, colisionando para producir liberaciones de energía en forma de auroras.

Las auroras son más frecuentes y brillantes durante la fase intensa del ciclo solar cuando las eyecciones de masa coronal aumentan la intensidad del viento solar.

Aurora Australis en Stewart Island, Nueva Zelanda

 

Dado que el campo magnético terrestre está más cerca de su superficie en los polos Norte y Sur, la Antártida, Rakiura y Tasmania en Australia, son los mejores lugares para ver las Luces del Sur debido a su proximidad.

Así que, si el Hemisferio Sur está en tu ruta como Nomad@50, toma nota.

Visita este aislado y sereno destino al pie de Nueva Zelanda.

Si quieres conocer tus opciones de alojamiento, visita www.stewardisland.co.nz/accommodation.

Que vas a tener que compartir la experiencia con muchos menos turistas, de eso, ¡no cabe duda!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *