Escribir un libro puede financiarte tus viajes como Nomad@50+

Ingresos pasivos.

Suena a cliché, ¿verdad?

¡Se ha repetido tanto la idea del nómada digital trabajando desde playas exóticas por todo el mundo con un Daikiri en la mano y con el otro el portátil!

La revista americana Forbes, incluso ha calificado el sueno de los ingresos pasivos como una “fantasía peligrosa”.

Pero ¿no es eso lo que estamos haciendo todos con nuestra jubilación?

Trabajamos durante toda la vida para que nuestro futuro YO pueda vivir en condiciones con el dinero ahorrado por nuestro pasado YO.

Es decir, nuestro futuro YO es un beneficiario de una fuente importante de ingresos pasivos.

Lo que ocurre es que, Forbes, en esta ocasión, se equivoca.

Gracias a la tecnología, cada vez son más las personas que viven total o parcialmente de ingresos pasivos.

¿Cómo lo consiguen?

Desde luego, no lo consiguen de la noche a la mañana.

Eso sí que es una fantasía.

Vivir de ingresos pasivos exige una inversión importante de tiempo y dinero.

Inversión que una vez hecha puede generar beneficios monetarios importantes.

Pero, no, espera. Deja que matice.

No es cuestión solo de hacer esa inversión.

Es cuestión de hacerla bien y acompañado de los mejores.

Pero, de lo que no cabe duda es que las posibilidades que tú tienes hoy en día de conseguir esa fuente adicional de ingresos son mucho mayores de lo que eran hace años.

Sí, incluso a tus cincuenta.

Y con esos ingresos adicionales, ¿imaginas la de aventuras de las que podrías disfrutar por este mundo?

 

40 Consejos para reducir al máximo tu impacto ambiental al viajar a los 50+

¿Qué tipo de actividades digitales te pueden aportar ingresos pasivos?

Pues, desde crear un blog con posibilidades de monetización, hasta vender fotografías de calidad online, tutoriales por YouTube, vender productos de Amazon, ofrecer cursos online, trabajar con afiliados, y sí, escribir uno o varios libros.

El tema del que quería hablarte en este artículo antes de que se me fuese la olla y me perdiese en el paraíso de los ingresos pasivos.

Pero ¿de qué vas a hablar en tu libro?

¡Buenooo! ¡Imagina las posibilidades!

¿Prefieres la ficción?

No tienes que hacer un repaso de los acontecimientos de tu vida, y seguro que encuentras una historia que contar.

Todos, todos tenemos historias fascinantes.

Aunque no te lo parezca.

 

Escribir un libro puede financiarte tus viajes como Nomad@50+

 

Hoy en día, estamos acostumbrados a que se nos sirvan historias a una rapidez sin precedente.

El mundo tiene sed de historias.

Eso sí, antes de decidir la temática, sí que hay algo que tienes que medir con mucho cuidado: el interés que puede existir por un libro como el que tienes en mente.

Por eso es recomendable que idees la trama y la compartas con personas que formen parte del que sería tu público ideal.

¿Y por qué no plasmar aspectos únicos de todo ese conocimiento profesional que has acumulado durante tantos años?

Los libros formativos de autoayuda se venden muy bien.

¿O tal vez conoces un destino desconocido y quieres hablarle al mundo de tu pasión por ese lugar?

¿De su cultura?

¿Gastronomía?

¿Festivales?

¡Viajar en sí es una fuente de inspiración!

¡Viaja y seguro que surgen mil ideas!

Las posibilidades son infinitas.

 

¿Que no has intentado nunca escribir?

No importa.

Pruébalo.

Lo importante es ponerse delante de una pantalla y empezar a escribir.

Y si realmente quieres hacerlo, confía en un editor que te guíe a lo largo del proceso y durante la etapa de la publicación.

De todas maneras, no quiero simplificar excesivamente un proceso que de simple tiene poco.

Escribir no es fácil.

Pero también es cierto, y lo digo con cierta autoridad porque hace diez años que me gano la vida escribiendo, que cuanto más escribas, mejor escribirás.

 

¿Qué pasos debes seguir al escribir tu libro?

Depende.

Todos somos distintos y tenemos procesos distintos.

 

Escribir un libro puede financiarte tus viajes como Nomad@50+

 

Jerry Jenkins, autor de más de 190 libros que han vendido más de 70 millones de copias, sugiere que sigamos 20 pasos:

1.       Organiza un espacio para la escritura.

2.       Prepara tus herramientas de escritura.

3.       Divide el proyecto en partes.

4.       Decide tu GRAN idea.

5.       Construye la estructura de tu obra.

6.       Establece un horario inamovible de escritura.

7.       Establece una fecha para finalizar el libro. Esa fecha es sagrada.

8.       Abraza la dilación (¡en serio!). Incluso puedes agendarla.

9.       Elimina las distracciones.

10.   Realiza tu investigación.

11.   Empieza a identificarte y a llamarte escritor/a.

12.   Piensa primero en el lector.

13.   Encuentra tu voz de escritura.

14.   Escribe una introducción cautivadora.

15.   Llena tu historia de conflicto y tensión.

16.   Apaga tu editor interno mientras escribes el primer borrador.

17.   Persevera a través de la maratón que es la parte media.

18.   Escribe un final rotundo.

19.   Conviértete en un autoeditor feroz.

20.   Encuentra un mentor que te guie a través del proceso de la edición, publicación y comercialización.

Pero ¡cuidado! Porque como el propio Jenkins avisa, ¡es más fácil abandonar el proyecto que terminarlo!

Además, el esquema de Jenkins es una mega simplificación de un proceso complicado sobre el que se han escrito tratados, tesis y demás.

Yo solo quiero que veas que si tienes el gusanillo de la escritura, merece la pena probarlo.

Igual ahora tienes más tiempo, ¿no?

¿Podrías levantarte una hora antes por la mañana y aprovecharla para empezar a escribir?

Sí, podrías.

Pero ¿y entonces qué?

Entonces llega, para mí, el proceso más complicado.

 

Llega el momento de encontrar a una editorial que confíe en ti.

¿No encuentras a nadie?

Afortunadamente hoy en día existe otra opción.

Se llama Amazon.

Con Amazon el lector tiene la opción de comprar tu libro a través del sistema que se conoce como Print on Demand o Impresión por Demanda.

Es decir, Amazon te descuenta un porcentaje del precio que tú cobras al lector, y el gigante de los libros lo imprime cuando se confirma la venta.

Facilísimo para ti y facilísimo para el lector.

Aún y así, ten presente que no es oro todo lo que reluce.

Vender un libro en Amazon exige ciertos conocimientos de marketing digital y compromiso en las redes.

Pero, si te gusta y te interesa la promoción virtual, esta puede ser una opción interesante.

También puedes dejar la promoción en manos de profesionales.

 

¿Lo he conseguido?

¿Te he animado a dar ese primer paso hacia los ingresos pasivos?

¿Te he inspirado a crear una fuente de ingresos adicionales para financiar tus aventuras a los 50?

Tal vez mis tres libros te inspiren aun más:

               

 

Yo lo he hecho.

¡Y tú también puedes!