Jolines con la dichosa grasa abdominal, ¡qué rabia que da! ¿Verdad?

Te pasas toda la vida cuidando el peso y comiendo menos que todo el mundo, y ¿cómo te recompensa el universo?

Con grasa abdominal a los 50 años de edad.

¿Te conformas?

Eso depende de ti.

Si lo has hablado con los profesionales correspondientes, y tú te sientes a gusto, tú decides.

Pero, si te da tanta rabia como a mí, estarás buscando estrategias para eliminarla y poder sentirte tan bien como quieres y te mereces.

Vale, luchas contra un metabolismo más bajo, y la reducción de masa muscular.

Eso es verdad,

Pero ¿y?

¡Seguro que has luchado contra villanos peores en tu vida!

¿Que las articulaciones empiezan a dolerte y te limitan tus actividades físicas?

¡Te entiendo perfectamente!

Precisamente te escribo con un dolor de talón insoportable provocado por una plata fasciatis crónica.

Pero, de nuevo, ¿y?

¿Nos van a dictar todas esas dolencias cómo nos vamos a sentir?

¡Para nada!

Por eso, hoy quiero hablarte de un método que llevo dos meses probando, y me está dando muy buenos resultados para mantener peso y reducir grasa abdominal.

Te hablo del ayuno intermitente.

¿Cómo lo descubrí?

Viendo este vídeo de Cynthia Thurlow dando una charla TED.

Desafortunadamente, no lo he podido encontrar con subtítulos en español, pero si te animas en english, aqui lo tienes:

 

¿Cómo funciona el ayuno intermitente?

¿Pasar hambre? ¡Eso no!

No, espera.

Porque verás que tampoco hay tanta diferencia entre el Ayuno Intermitente y el régimen alimenticio que seguramente estás haciendo o has hecho hasta ahora.

Además, tienes diversas posibilidades:

Ayunos de doce horas: es decir, comes 12 horas, y ayunas 12. Te saltas el desayuno y esperas a comer en el almuerzo. 
¿Que tienes mucha hambre al despertarte y necesitas comer? 
Cena prontito (sobre las 6 de la tarde) y no piques nada hasta el desayuno.

Verás que es el ayuno intermitente 12-12 es bastante fácil de mantener.

Ayunos de dieciséis horas: ¿buscas resultados más rápidos? Vamos a por el ayuno intermitente 16-8. 
La mayoría de las personas que se comprometen a este tipo de ayuno intermitente optan por consumir dos comidas y un snack a lo largo de las ocho horas durante las que pueden comer. Piensa que la mayor parte del tiempo lo vas a pasar durmiendo, o sea que no es tan difícil como parece adherirse a este régimen.

Ayuno de cinco y dos: ¿Que te parece excesivo e imposible de seguir? 
Otra alternativa es seguir un ayuno de doce o dieciséis horas durante cinco días y luego relajar el ayuno durante dos días. Es decir, que puedes comprometerte a tu ayuno intermitente durante los días laborables y comer con “normalidad” durante el fin de semana.

Ayunos alternos: otra variación limita la cantidad de calorías que ingieres en días alternos. Por ejemplo, puedes mantener tus calorías por debajo de 500 en un día y luego comer normalmente al día siguiente. Pero, ten presente que el resto de ayunos diarios de los que te he hablado nunca requieren la restricción de calorías tan bajas.

¿Y beber? ¿Puedes beber durante tus ayunos intermitentes?
Claro que sí, de hecho, te recomiendo que bebas todas las bebidas sin calorías que puedas, como el agua, el té y el café.

¿Que notas que el hambre aprieta durante tus periodos de ayuno? 
Bebe té.

De hecho, un estudio publicado en Clinical Nutrition encontró que las catequinas en el té inhiben la secreción de ghrelin, la hormona responsable de la señalización de la sensación de hambre. Estas catequinas del té verde incluyen EGCG, o galato de epigalocatequina, un antioxidante responsable de muchos de los beneficios para la salud del té, incluida la eliminación de radicales libres.

 

No, pero en serio, ¿funciona el ayuno?

Algunos creen que el ayuno intermitente funciona simplemente porque al reducir el tiempo que dedicamos a comer, reducimos las calorías.

Y, eso es solo parte de la verdad.

Sí, con el ayuno intermitente, te vuelves más conscientes de los tipos de alimentos que consumes.

Pero, los beneficios del ayuno intermitente para las mujeres de más de 50 años van más allá de la restricción calórica.

Estos son algunos de los cambios metabólicos que provoca el AI:

  • Reducción de los niveles de insulina: durante el período de ayuno, reduces los niveles de insulina, lo cual facilita y agiliza la quema de grasa. Diversos estudios demuestran que el ayuno intermitente puede ayudar a aumentar la quema de grasa al disminuir los niveles de insulina. Esto se debe a que la insulina afecta la forma en que el cuerpo absorbe la glucosa, que luego se convierte en reservas de grasa o se quema como energía.
  • Aumento de los niveles de hormona del crecimiento: mientras que los niveles de insulina disminuyen, los niveles de GH (del inglés Growth Hormone) aumentan, ayudando a fomentar la quema de grasa y el crecimiento muscular.
  • Noradrenalina: en respuesta a un estómago vacío, el sistema nervioso envia este químico a las células para hacerles saber que necesitan liberar grasa como combustible.

 

¿Y todo esto es sano? ¿El ayuno intermitente es saludable?

Recuerda que el énfasis está en la palabra intermitente.

Se supone que debes ayunar de doce a dieciséis horas.

No días a la vez.

Durante tus períodos de comida, ¡tienes mucho tiempo para disfrutar de una dieta saludable que te proporcione los nutrientes que necesites para mantener tus niveles de energía!

¿Tienes algún tipo de trastorno metabólico y necesitas comer con frecuencia?

Siempre (subrayo, siempre) comenta y comparte tus hábitos alimenticios con tu profesional de la salud antes de introducir cualquier cambio a tu dieta.

Recuerda que la información que te proporciono en este blog es únicamente para fines educativos y no pretende ser un consejo médico.

No, lo siento, ¡no tienes licencia para atiborrarte de comida insana cuando rompes el ayuno!

No es cuestión de consumir mucha comida poco saludable durante el tiempo en que no ayunas.

Es cuestión de desarrollar hábitos sanos.

De quitarnos la glotonería de encima, y comer sin excesos.

De recuperar el control de nuestra alimentación.

Comemos demasiado.

Y comemos mal.

El ayuno intermitente reeduca nuestro cuerpo y mente.

Libera la dependencia que hemos creado con la alimentación desequilibrada y excesiva.

 

 

¿Inspirada/o?

¿Te animas a probar el ayuno intermitente?

¡Genial!

Entonces, no hay mejor manera de hacerlo que informándote en detalle en La Guía sobre el Ayuno Intermitente de Ángel Alegre García y marina Díaz Carmona.Guia sobre el ayuno intermitente

Si te ha picado el gusanillo, ahora mismo creo que esta es una de las guías más completas en el mercado sobre el ayuno intermitente.

En ella encontrarás:

1.       Un documento informativo que:

> Describe qué es el ayuno intermitente,

> Analiza y derroca los mitos sobre el ayuno,

> Te explica detenidamente los muchos beneficios del ayuno

> Te ofrece cuatro propuestas prácticas que te ayudarán a integrar el ayuno intermitente en tu día a día de la manera más fácil posible,

> Analiza la aplicación del ayuno intermitente a las circunstancias de las mujeres,

> Describe los beneficios del ayuno intermitente para luchar contra el estrés.

 

2.       Tres entrevistas en formato vídeo con profesionales de la salud, nutrición y fitness.

3.       Recursos de seguimiento que te ayudarán a evaluar tus sensaciones y tus progresos aplicando el ayuno intermitente.

4.       Recursos extras para compaginar el ayuno intermitente con programas de fitness y nutrición para mantenerte en forma y siempre sano/a mientras no estás ayunando.


¿Cómo accedes a LA GUÍA SOBRE EL AYUNO INTERMITENTE?

Dirigiéndote a este enlace.

Te recomiendo esta guía porque la he leído, la he aplicado, y funciona.

Si no, no lo haría.

Porque para escépticos, ¡una servidora!

Pero, insisto:

  • Empieza despacito, a tu ritmo,
  • Combina el ayuno intermitente con ejercicio,
  • Mantén una dieta saludable en todo momento,
  • No cenes demasiado tarde pues estarás trabajando contra tu propio sistema.

Y siempre consulta a tu profesional de la salud de confianza antes de lanzarte al ayuno intermitente.

Al igual que con cualquier dieta, obtendrás los mejores resultados si eres consistente.

¿Estás viajando?

¡La de dinero que te vas a ahorrar!