¿Por qué recomiendo Timisoara para viajar a los 50?

¿Por qué te recomiendo Timisoara como destino Nomada@50?

Porque sé que eres amante de la historia.

Y estoy segura de que Timisoara te sorprenderá por su legado medieval, y por haber sido el primer foco de la revuelta contra la dictadura de Nicolae Ceausescu.

Porque además de su vida cultural, en Timisoara tienes una base muy asequible desde donde explorar otros puntos maravillosos de este país, ¡incluida Transilvania!

Te hablo de los precios que puedes esperar en Timisoara al final de este artículo, pero por ahora, deja que te presente la cuna de la democracia rumana un poco más a fondo.

¡Hola, Timisoara!

La sublime capital de la región rumana del Banato se dio a conocer al mundo en 1989 por ser el primer foco de revuelta contra la dictadura de Nicolae Ceausescu. Pero, además de ser subversiva y rebelde, Timisoara es por encima de todo una ciudad muy hospitalaria y acogedora.

La arqueología nos ha demostrado que en la zona donde se ubica la actual Timișoara había estado habitada desde la antigüedad.

La primera civilización identificable en esta área fueron los dacios (¡sí, de ahí surge el nombre del famoso coche rumanés que tan de moda está ahora!).

Se menciona la ciudad por primera vez en la Edad Media y se habla de una comunidad de guerreros paganos asentados en la zona oeste de la actual Timisoara hacia la segunda mitad del siglo X. El geógrafo musulmán de mediados del siglo XII, Muhammad al-

Idrisi, menciona una ciudad llamada «T.n.y.s.b.r» y la describe como un asentamiento próspero, ubicado al sur del río «T.y.s.y.a» o Tisza.

Timișoara lleva el nombre de Temesvar, una fortaleza erigida de piedra y madera en una tierra pantanosa, cerca de un afluente del Temes, y que acabaría destruida durante la invasión mongol de Hungría y Polonia. Sobre ella, se construiría un palacio real y una imponente fortificación para acoger al rey Carlos I de Hungría. Sin embargo, su estratégica posición la haría muy preciada para el imperio Otomano cuyas tropas acabaron ocupándola en 1551 durante dos siglos hasta la ocupación de los Habsburgos quienes, transformarían Timisoara en un importante centro industrial, excepcionalmente moderno para la época. Timisoara fue el segundo lugar en el mundo (después de Nueva York) con faroles eléctricos y el segundo en Europa con tranvías tirados por caballos. Se dice que incluso Gustaf Eiffel (el famoso creador de la Torre Eiffel) hizo bocetos de uno de los puentes en Timisoara.

Pero, los efectos de la Segunda Guerra Mundial se hicieron notar, y Timisoara quedó prácticamente arrasada. Con los pactos de posguerra, se inicia el proceso de sovietización hasta que en 1989 la ciudad juega un papel muy importante en la Revolución rumana contra el régimen comunista de Nicolae Ceausescu.

¿Cómo sucedió?

El pastor calvinista húngaro László Tőkés recibe la orden de ser deportado por la Securitate, la policía secreta. Para protegerlo, los miembros de su iglesia rodean su casa. Sus defensores se reunen en la plaza central (Plaza de la Ópera). El régimen comunista ordena al ejército disparar contra la congregación. Algunos oficiales se niegan a abrir fuego y se ponen del lado de la gente.
Ese fue el comienzo de la Revolución rumana de 1989, que pondría fin al régimen comunista una semana después.

Timișoara fue declarada la primera Ciudad Libre el 20 de diciembre de 1989, sufriendo 130 muertes y 3.352 heridos durante la revolución.

Uno de los Cascos Antiguos más bellos de la MittleEuropa

Como puedes haber comprobado por su historia, por Timisoara han pasado muchas y muy diferentes culturas que han dejado una huella muy palpable en cada rincón de la ciudad. Conocer Timisoara es adentrarse en un inquietante pasado por el que turcos, magiares, rumanos, austriacos y serbios dejaron su estampa indeleble.

El casco antiguo de la ciudad es completamente peatonal, lo cual exige unas deportivas de calidad para no perderse ni una de sus maravillosas calles, plazas, y sus muchas extraordinarias joyas arquitectónicas.

Empieza tu recorrido por la encantadora Plaza Unirii (Plaza de la Unión), vestigio de la época de los Habsburgo. Una de las plazas más bellas de toda Rumania que recibió este nombre en 1919, después de la Primera Guerra Mundial y después de que la región de Banat pasase a formar parte de la nación rumana.

Es aquí, frente a sus bellos y muy bien preservados edificios barrocos de colores vivos, donde el ejército rumano se detuvo cuando al entrar en Timisoara.

En la Plaza de la Unión encontrarás también el Monumento a la Santísima Trinidad: un signo de agradecimiento por poner fin a la plaga que sacudió a Europa en los siglos XIV y XVIII y acabó con la vida de millones de personas, incluidos los residentes de Timisoara.

La casa Bruck (Bruck House) fue construido a principios de 1900 al estilo «Secesión» húngara. Se construyó bajo órdenes del farmacéutico Salomon Bruck, incluso se mantiene una farmacia donde se construyese originariamente, y se puede ver la palabra «farmacia» en los tres idiomas que se hablan en la ciudad en ese momento: rumano, alemán y húngaro.

Muestra de la tolerancia cultural de Timisoara a través de los siglos, son las dos iglesias que conviven lado a lado en la Plaza Unirii y el Palacio Episcopal Serbio-Ortodoxo, también un fascinante museo dedicado a la historia de las religiones de Rumanía.

Imprescindible también, la Plaza de la Victoria, escenario de multitudinarias manifestaciones contra Ceausescu en 1989, y ejemplo inconfundible del característico estilo Secesión rumano.

No te pierdas la Catedral Metropolitana Ortodoxa rumana, un imponente edificio con cúpulas decoradas con mosaicos de tejas rojas y verdes, y frente a ella, el monumento conmemorativo a todos los Caídos en la Revolución de 1989. Imprescindible: el Museo Memorial de la Revolución de 1989, y la mucha y muy detallada información sobre este importante momento histórico de la ciudad.

Y en el centro de la Plaza de la Victoria, la Loba Capitolina, regalo de Roma a Timisoara.

En la Plaza también, encontrarás el edificio de la Opera romana con su bella fachada, y los ,muchos palacios de principios del siglo XX.

Vida cultural en la “Pequeña Viena”

La cantidad de museos, galerías de arte, y teatros esparcidos por la ciudad, han hecho que Timisoara se gane muy merecidamente el apodo de “Pequeña Viena”.

En los museos de Timisoara encontrarás muestras del orgullo del pueblo Banato por doquier.

El Museo de Banato (Muzeul Banatului), por ejemplo, ubicado en la antigua fortaleza del siglo XIV, expone colecciones que ilustran la historia, el arte y la geografía de la región de Banato.

En el Museo al aire libre del pueblo Banato (Satului banatean), se exhiben una treintena de edificaciones rurales del siglo XIX, procedentes de diferentes lugares de Banato.

Y el Memorial Museo de la Revolución de 1989 alberga pruebas escritas y testimonios audiovisuales de militares y participantes en la Revolución que hizo caer a Ceausescu.

¿Que te apetece alguna salida nocturna?

No tienes más que dirigirte a la Plaza de la Libertad.

La plaza de la libertad de Timisoara, viiajar a los 50

Situada en el centro de la ciudad, la vida nocturna aquí gira alrededor del antiguo ayuntamiento, convertido hoy en varios institutos universitarios.

En Timisoara encontrarás todo tipo, pubs, clubes, teatros y cualquier tipo de actividad lúdica que busques.

¿Cafés?

Muchos, y de alta calidad. Te toparás con ellos por todos lados, ¡a cuál más encantador!

Tienes que probar Scartz, en la calle Arhitect Laszlo Szekely no. 1, una cafetería “hípster” muy ecléctica con sofás, hamacas, situada un poco fuera del centro de la ciudad. Es conocido entre los estudiantes y los adultos jóvenes como un gran lugar para pasar el rato, y eso es exactamente lo que los propietarios parecían tener en mente. Con sofás, sillas de lujo, hamacas, ¡e incluso literas! Perfecto para disfrutar de un helado de chocolate y olvidarse del mundo.

Scartz, es además, hogar de un grupo de teatro independiente llamado Aualeu Teatru, que actúa cada fin de semana, entre octubre y mayo. Si te interesa, tienes que llamar primero para reservar asientos.

¿Restaurantes?

Tienes de todo.

Pizzerías, un montón.

En Timisoreana (cerca de la fábrica de cerveza), te ofrecen carnes a la brasa y cerveza local.

En Restaurant Dorna, (Strada Martir Ioan Stanciu, cerca de Piata Giroc), econtrarás comida muy asequible y fresca. Ahora, eso sí, aquí todo sucede con mucha rapidez, y no hay tiempo para conversar. Es pedir, comer, y adiós muy buenas.
Club XXI, un poquito más caro, (en la Plaza de la Victoria), conocido por su sabrosa cocina rumanesa.

¿Parques?

¡Por eso se la conoce como “la ciudad de las flores”!

Y por eso es muy recomendable también perderse por los muy románticos parques y bosques de Timisoara, ¡sobre todo si viajáis en pareja! Obligatoria la visita al Parque de las Rosas, que cuenta con cientos de especies de rosas, el Parque Poporului y el Parque Botánico, ideal para relajarte después de un largo día de paseo por la bella Timisoara.

Parques en Timisoara

¿Y cómo te mueves por Timisoara?

Yo siempre recomiendo recorrer todos los destinos a pie pues creo que es la mejor manera de descubrir paso a paso el maravilloso patrimonio de una ciudad como Timisoara: sus iglesias, la elegante plaza barroca, el barrio judío y la zona peatonal del centro, y las fantásticas vistas que se disfrutan desde lo alto de muchos monumentos.

La otra opción en este caso es utilizar el tranvía, un sistema de transporte rápido, frecuente, y ¡una verdadera cucada!

No existen demasiados carriles de bici. Si eres un/a Nomada@50 atrevido/a y/o acostumbrado a las bicis, genial. Si no, deja las dos ruedas para otro destino.

transporte en timisoara

¿Y el coste de vida en Timisoara?

Cafés, bares, historia, cultura, ocio…

Timisoara lo tiene todo…

Y lo tiene a precios muy asequibles.

A continuación, comparto algunos precios para que prepares tu presupuesto antes de viajar a Timisoara (precios actualizados en Junio 2019):

  • Coste de vida mensual de cuatro personas sin alquiler: 1,414.59€ (6,677.21lei)
  • Coste de vida mensual de una persona sin alquiler: 406.96€ (1,920.95lei).
  • Ranking de coste de vida: 299 de 385 ciudades en el mundo.
  • Índice del coste de vida en Timisoara: 36.41.
  • Comida en un restaurante barato: 5.30 €
  • Comida para dos personas en un restaurante medio, tres platos 21.19 €
  • Cerveza local (0.5 litros) 1.27 €
  • Cerveza importada (botella de 0.33 litros) 1.91 €
  • Cappuccino (regular) 1.45 €
  • Agua (botella de 0.33 litros)0.90 €
  • Leche (1 litro) 0.94 €
  • Barra de pan (500g) 0.68 €
  • Arrroz (1kg) 0.97 €
  • Huevos (12) 2.08 €
  • Queso local (1kg) 4.46 €
  • Pechugas de pollo (1kg) 3.96 €
  • Manzanas (1kg) 0.77 €
  • Plátanos (1kg) 1.07 €
  • Naranjas (1kg) 0.98 €
  • Tomates (1kg) 1.11 €
  • Patatas (1kg) 0.47 €
  • Lechuga (1) 0.49 €
  • Botella de vino calidad media 4.24 €
  • Billete de un viaje en transporte local 0.53 €
  • Bono mensual 16.95 €
  • Taxi (bajada de bandera) 0.53 €
  • Taxi 1km 0.53 €
  • Gasolina (1 litro) 1.21 €
  • Alquiler piso de 1 habitación en el centro 295.70 €
  • Alquiler piso de 1 habitación periferia 215.02 €
  • Alquiler piso de 3 habitaciones en el centro 531.85 € 400.39-800.79
  • Alquiler piso de 3 habitaciones periferia 380.93 €

¿Es seguro explorar Timisoara?

Timisoara es una ciudad mucho más segura que el resto de Rumanía, aunque en este país, la tasa de robos callejeros es muy inferior que, en el Reino Unido, por ejemplo.

Aún y así, sigue las mismas precauciones que sigues en casa: no dejes nada a la vista en el coche, deja los pasaportes en la caja fuerte del hotel y lleva fotocopias contigo, no confíes en desconocidos que tienen la intención clara de liarte, mantente siempre en zonas iluminadas y pobladas, etc…

Al llegar al aeropuerto o a la estación de autobuses, ¡cuidado con los taxis! No es mala idea guardarte algunos números de compañías de taxis de fiar antes de salir de casa, y pedirles que te recojan acordando la tarifa.

¡Y lleva siempre un mapa contigo!

Por motivos incomprensibles, es muy fácil perderse en Timisoara.

¡Ah! ¡Y repelente de insectos en verano!

Cómo llegas a Timisoara

Timisoara está a 558 km de Bucarest.

Puedes alquilar un coche y viajar por la autopista A1 y las carreteras E81, E673 y E70 desde la capital rumanesa y explorar las otras ciudades y pueblos que encontrarás de camino.

También puedes llegar en tren Intercicy diario (Express) desde Bucarest, que tarda 7 horas y media.

Y tienes vuelo directo en avión desde Valencia y Barcelona con Wizz Air.

¿Te ha sorprendido la Viena Rumanesa?

Asegúrate de que la incluyes en tu próximo viaje/año sabático/exploración nómada 50+ (llámale como quieras).

El corazón de la Transilvania Occidental merece tu tiempo y tú te mereces vivir la vida al máximo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *