Basilio Capetillo, México, Industrias Makech

Basilio Capetillo llevaba vendiendo café en clínicas e instituciones de gobierno mexicanas desde 1982.

Había alquilado unas máquinas expendedoras que funcionaban por medio de conexiones hidráulicas.

Poco a poco, fue adentrándose a ese desconocido sector.

Y un día, cuando tenía 50 años, pidió prestados $50.000 para lanzar Industrias Makech.

 

 

¿Cuál era su misión?

Crear mingitorios ecológicos.

Inspirado por el ecologista Ron Sawyer, Basilio creó su propio mingitorio ecológico 100% seco que ahorra hasta 250,000 litros de agua al año.

Ahora, Industrias Makech se ha convertido en una marca líder en la producción y venta de mingitorios ecológicos, inodoros, lavabos y accesorios para baño en México, España, Costa Rica, Colombia y Guatemala.

Desde el lanzamiento de Industrias Makech, hace ya 20 años, Basilio ha trabajado con marcas de renombre internacional como Sears, Coca-Cola y la Bolsa Mexicana de Valores.

Sus primeros pasos no fueron fáciles.

Estaba introduciendo un producto en el mercado y los clientes se mostraban escépticos.

Pero Basilio persistió, se mantuvo actualizado en todo momento, y aceptó el reto.

Cargó con el mingitorio en brazos y fue llamando de puerta en puerta.

Hoy, a sus 71 años, ha puesto en operación miles de mingitorios, habiendo ahorrado millones de litros de agua al planeta.

¡Gracias, Basilio!

 

Rebecca y Steve Wilson, YourBagTag.com

¿Tú crees que podrías hacer una etiqueta de equipaje mejor que las que hay en el mercado?

Esa fue la pregunta que le hizo una amiga a Rebecca Wilson.

Y esa fue la pregunta que lo empezó todo.

La respuesta fue un sí rotundo.

 

 

Y en 2006, Rebecca y Steve Wilson, 46 y 51 años respectivamente, lanzaron una empresa de etiquetas de bolsas personalizadas, que más tarde abarcaría también etiquetas para buceo y deportes acuáticos, Your Bag Tag.

Ahora las venden en más de 300 tiendas minoristas de buceo.

«El negocio contribuyó sustancialmente a que nuestros dos hijos fueran a la universidad y ha estado contribuyendo a nuestros ahorros para la jubilación ahora que han completado sus estudios universitarios».

Rebecca dice que administrar el negocio a su edad tiene sus altibajos:

“La ventaja de comenzar más joven es que uno tiene un camino más largo donde tomar riesgos. Cuando tienes 25 años, si te metes de cabeza y fracasas, tienes décadas para intentarlo de nuevo. Cuando estás en los 50 y 60 años es una historia diferente. Nos hemos vuelto mucho más reacios al riesgo y eso no es necesariamente algo bueno”.

¿Qué consejos comparten Rebecca y Steve con las personas de más de 50 años que quieren lanzarse al emprendimiento?

“Encuentra el nicho que realmente te apasiona y no tengas miedo de lanzarte tras él. No dejes de soñar a los 50. Sigue aprendiendo toda la vida. Encuentra un grupo de empresarios o un grupo intelectual que te mantenga activo y en la conversación. Mantente abierto a que tu pensamiento sea desafiado por personas más jóvenes que tú».

 

Rob Urry, Kogalla

Después de jubilarse en el 2012, Rob compró una caravana de 5 metros y empezó a viajar.

Primero por su estado natal de Utah, en los Estados Unidos.

Pronto, cruzando estados y fronteras.

Mientras equipaba el remolque con la iluminación necesaria (faros, linternas, focos, etc.), se sintió decepcionado con lo que había en el mercado.

Y decidió diseñar su propia iluminación de viaje.

Dos años más tarde, abandonó su jubilación para comenzar a trabajar en Kogalla con un socio, diseñando productos de iluminación de alto rendimiento para la aventura y los viajes.

«Empecé el negocio a los 52 años. Después de que el romance de la jubilación desapareciese, me encontré con la necesidad de crear y construir algo, así que volví al mundo de los negocios. Siempre había querido comenzar mi propio negocio, pero me costaba mucho liberarme de las esposas doradas de la jubilación».

Rob había sido presidente de Harman Music Group.

Su amplia experiencia en negocios le fue invaluable para iniciar su propia empresa.

“Desde la perspectiva del diseño de productos, el control de documentos, el suministro de proveedores y la marca, la experiencia pasada me ha sido muy valiosa. Hemos podido crear un producto sólido y de alta calidad a un costo competitivo. También hemos invertido una cantidad importante de tiempo y dinero en desaprender nuestros viejos modelos corporativos y en reaprender las estrategias de ventas en línea y las redes sociales».

¿Qué consejos comparte Rob con las personas de más de 50 años que quieren lanzarse al emprendimiento?

«Mi consejo es que si no quieres meterte de cabeza en las redes sociales, el SEO, el correo electrónico y el diseño web adaptado a dispositivos móviles, debes contratar un socio que lo haga».

 

Kathy Dannel Vitcak, The Blissful Dog Inc.

Kathy lanzó The Blissful Dog (“El perro feliz”) en 2003.

Siete años después, se había convertido en su trabajo a tiempo completo.

Su producto estrella, un bálsamo para perros con narices secas, se le ocurrió en una exposición canina, al aplicar manteca de karité en sus propios perros y darse cuenta de su increíble poder curativo.

Comenzó a compartir botes de su formulación con amigos y a través de una tienda en línea muy básica.

Ahora, sus productos se venden en docenas de países.

 

A Kathy le encanta trabajar y mantenerse ocupada, pero no descubrió su espíritu empresarial hasta más tarde en la vida.

Antes de lanzar el The Blissful Dog, Kathy había probado suerte en ámbitos diferentes, desde la moda hasta el diseño gráfico, e incluso el sector del ocio nocturno. «¡Eran los años 80 en Dallas! ¡No me preguntes!».

 “Mi experiencia en diseño gráfico y creación de sitios web ha sido invaluable. Las décadas que dediqué a la gestión de empresas también me han brindado una base sólida de conocimiento de atención al cliente.»

¿Qué consejos comparte Kathy con las personas de más de 50 años que quieren lanzarse al emprendimiento?

“¡En primer lugar, diviértete! Y a continuación, asegúrate de que realmente haya una necesidad de los productos o servicios que tienes en mente. Y sobre todo, vigila cómo usas tu dinero tanto como puedas. Nunca te endeudes, si es posible, y si lo haces, hazlo a corto plazo (menos de seis meses)”.

 

Charlie Bright, empresario panadero

A los 60 años, Charlie lanzó un negocio de panadería sin haber tocado una masa en su vida.

 

Después de diversos trabajos y algunas empresas fallidas, este empresario de 60 años buscaba una nueva oportunidad de negocio.

En 2011, Charlie se enteró de que los trabajadores de una pequeña panadería en su zona se iban a quedar sin trabajo si no encontraban comprador.

Charlie no sabía nada de hornos ni de masas, pero tenía claro que quería empezar un negocio. Confió en la habilidad de sus nuevos empleados y compró la pequeña panadería local.

En un año casi duplicó su inversión.

 

Y , ¡cuidado! Que eso no quiere decir que el emprendimiento sea fácil.

No lo es a los 50, pero tampoco lo es a los 30.

De hecho, como comentaba en este artículo, se está demostrando que a los 50+ tenemos más ventajas para emprender.

Lo que sí que es cierto es que hagas lo que hagas, siempre es mejor acompañado de profesionales de confianza que rellenen los vacíos que tú puedas tener.

Así que, ¿por qué no?

Esa idea a la que llevas tantos anos dándole vueltas…

Ese hobby que te apasiona…

 

 

Ese huequecito que ves en el mercado…

¿Puede ser que haya llegado el momento?

¿Por qué no?

Y como nos decía Kathy Dannel Vitcak aquí, sobre todo ¡diviértete!

(Información y entrevistas obtenidas de Arkenea y Shopify)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *