Venga, me pongo el gorro de chef.

Ha pasado algo de tiempo y estoy un poco oxidada, no lo voy a negar.

¡Ah! ¿Qué no sabías que soy chef de cocina?

Sí, ¡y con todas las certificaciones necesarias!

Incluso he pasado por el incomprensible y tortuoso ritual de tener que soportar a chefs incompetentes chillando en cocinas y amargando a todo el personal.

Afortunadamente, eso fue en otra vida.

De hecho, no me he acercado a un fogón o a un utensilio de cocina comercial desde hace doce años.

¡Así de estresada me dejó la experiencia!

Pero, hoy, vuelvo a ponerme el gorro de chef porque hoy te quería hablar de Santorini.

Y hablar de cualquier punto de Grecia y no mencionar su comida, es un pecado mortal.

Pero, Tere, ¡¿por qué nos envías a Santorini si ya está a tope!?

Cierto.

Lo último que le falta a Santorini son turistas.

Pero, como viajero 50+, perderse Santorini es imperdonable.

Lo único que te pido es que viajes en temporada baja.

Sí, vas a pasar un poco de frío (tampoco tanto, la temperatura media en diciembre es de 11 a 15 grados)…

Si, vas a tener que prescindir de ciertos servicios…

Y sí, te va a dar la sensación de que estás en un pueblo fantasma…

Pero vas a tener las puestas de sol más célebres del mundo y los acantilados y pueblos más fotografiados del planeta exclusivamente para ti.

Y si aún, no estás convencido/a, sáltate el resto de este artículo hasta llegar a la sección de recetas.

Porque así podrás recrear tu experiencia culinaria en Santorini sin contribuir personalmente a su degradación natural.

 

En cualquier caso, retrocedamos.

Viajamos en el tiempo hasta hace unos cuantos millones de años.

Santorini se encuentra en el eje volcánico más activo del arco volcánico del sur del Egeo.

En esta región ha habido actividad volcánica desde hace 4 millones de años.

Pero fue precisamente hace 3600 años, durante el apogeo de la civilización minoica, cuando la isla fue sacudida por la erupción volcánica más violenta registrada en su historia.

El poder de la erupción minoica cambió la cara de la isla, dejando una gran caldera con una caída de más de 300 m.

Un precipicio que expone las capas de lava solidificada una sobre otra (y anima a mentes imaginativas como la mía a fomentar el mito (¿o no? ) que sugiere que Santorini fue la inspiración para la Atlántida de Platón).

 

Los exquisitos productos de la tierra de Santorini: Frutas y verduras

 

La combinación de milenios de rico suelo volcánico y la ecología y el clima únicos de la isla han proporcionado un terreno fértil para los muchos y muy preciados productos que puedes probar hoy en Santorini.

 

Y eso, a pesar de la escasez de agua que aflige a esta isla paradisíaca.

El clima, aunque húmedo, es perfecto para producir las famosas Habas Santorini, berenjenas blancas, katsoúni (pepino grande y dulce) y sus extremadamente sabrosos tomates cherry.

Un terreno fértil para el cultivo de viñas, las altas temperaturas diurnas y la humedad durante la noche son ideales para crear ese tinto fuerte hoy tan respetado y solicitado en todo el mundo.

Y como me imagino que como viajero 50+ seguramente cuidas lo que consumes y aprecias los buenos productos orgánicos, imagínate empezando tu día en este laberíntico paraíso azul y blanco, con una cesta de paja en la mano, navegando por las estrechas callejuelas de la plaza del pueblo en Fira para comprar algunas “Fava” de Santorini, berenjenas blancas o tomatitos rojos destelleantes en el mercado diario frente al Hotel Anemomilos.

Y luego, de vuelta a tu alojamiento (posiblemente estilo cueva), para disfrutar de tus nuevas adquisiciones con un poco de aceite de oliva, queso fetta, pan de pitta, aceitunas kalamata y, ¿por qué no? un vaso de tinto local, frente a los impresionantes tonos azules de El mar Egeo.

 

¿Te imaginas algo mejor?

Espera, porque lo hay.

Porque tienes el resto del día para disfrutar de un sinfín de actividades culinarias/vitivinícolas durante todo el día.

Primero, el líquido que hace girar el mundo (no, no te estoy hablando de gasolina).

 

Enoturismo en Santorini

 

Santorini sabe alguna que otra cosa sobre vinos.

De hecho, no solo hay evidencia de actividades vitivinícolas en la isla desde la era anterior a la gran explosión volcánica (1.500 aC), sino que Santorini puede también reclamar con orgullo tener las vides no injertadas más antiguas conocidas en todo el mundo.

Eso se lo debe, en parte, a su microclima único, tan distinto al del resto de las Islas Cicládicas.

En Santorini las temperaturas son más bajas, las precipitaciones más escasas y los vientos soplan a gran velocidad.

Por eso, las plantas se podan a baja altura en forma de canasta, y las uvas se hacen crecer en el centro, protegidas de los fuertes vientos.

Estas absorben y mantienen la humedad de la densa niebla nocturna.

¡Y voilá!

El resultado son algunos de los vinos más preciados del mundo.

Pero si realmente quieres descubrir cómo funciona la ciencia de la vinificación en Santorini, te recomiendo que te unas a uno de los diversos tours vinícolas en la isla.

Y si quieres disfrutar del mejor vino de Santorini frente a unas vistas incomparables de la caldera y el mar Mediterráneo: The Santo Winery.

Una bodega altamente modernizada que se inauguró en 1992 en Pyrgos, construida en cinco niveles que armonizan con el entorno y el diseño de los viñedos.

Imagen de Santo Winery

 

El tour de la bodega incluye una explicación del proceso de vinificación y envejecimiento de los vinos, y una cata de los blancos secos galardonados con el premio Santo: Santorini Assyrtiko.

Otra opción es la Bodega Boutari de Santorini

Fundada en 1989, esta moderna bodega ofrece recorridos organizados en cinco idiomas que incluyen una visita a las instalaciones y a las bodegas, degustación de vinos y un viaje multimedia a través de la historia de Santorini y de la bodega.

Con una superficie de aproximadamente 6 hectáreas, este viñedo de propiedad privada está ubicado en el lado sur y más cálido de la isla.

 

Imagen de Greece-is.com

O la Bodega Canava Roussos

Establecida en 1836, esta tradicional bodega familiar se enorgullece de seguir fielmente los métodos tradicionales de elaboración del vino, como el «pisar» y luego «hervir» el mosto en cisternas subterráneas y enormes barriles.

 

Imagen de Bodega Canava Roussos


O Vinos Hatzidakis

Ubicada fuera de la aldea de Pyrgos, de camino hacia el monasterio del profeta Elías, esta bodega se esconde en una peculiar y pequeña cueva secreta.

La familia Hatzidakis lleva aplicando métodos orgánicos a todos sus viñedos desde 1997 y los resultados son espectaculares.

Solo puedes visitar la Bodega Hatzidakis con cita previa.

Imagen de Vinos Hatzidakis

¿Y el buen comer en Santorini?

 

¿Por dónde empiezo?

¿Por la fascinante simplicidad de los ingredientes?

¿Por sus colores?

¿Por el pescado fresco?

Creo que empezaré por recomendarte lo siguiente:

Mantente alejado de los lugares obviamente comerciales y visita las tabernas de pesca familiares cerca de las playas y comunidades más pequeñas.

 

 

¿Quieres aprender a sacar a relucir lo mejor de estos maravillosos ingredientes?

Santorini Wine Tours, además de tours de degustación de vinos, te ofrecen también experiencias de cocina y degustación donde aprenderás a identificar y combinar los ingredientes más frescos de Santorini para sacarles el máximo sabor.

Con ellos visitarás una taberna tradicional, aprenderá de las manos de un chef experimentado y cerrarás un día inolvidable saboreando tu propia comida con una copa de vino.

Una verdadera fiesta para los sentidos.

Luego tienes la obra de la experta culinaria estadounidense Phinex Gilbert: Safowi.

Phinex decidió compartir su pasión por la isla en forma de aventuras culinarias de cuatro horas.

Empezarás visitando 2 bodegas galardonadas y unos viñedos locales para pasar a una clase de cocina impartida por un famoso chef de la isla.

Y después de la clase, la recompensa: tu propia comida combinada con vinos locales en un encantador entorno al aire libre a la orilla del mar.

¿Qué? ¿Te sientes tentado/a?

¿Por qué no empezamos con un poco de práctica?

Puedes comenzar a familiarizarte con algunos de los platos tradicionales que indudablemente podrás degustar en los numerosos restaurantes de Santorini.

Puede que te sea difícil conseguir algunos de los productos de Santorini en tu localidad, pero con un poco de imaginación nos «aproximaremos» lo suficiente, ¡verás!

 

Bolas de tomate frito o tomate keftedes

Tomatokeftedes / Buñuelos de tomate Santorini / Tomatikotletid

 


Ingredientes para dos personas:

  • 3 tomates grandes
  • 1 cebolla juliana.
  • 1 taza de harina
  • 1 g de levadura en polvo
  • 1 g de orégano o menta
  • Un poco de aceite de oliva para freír.
  • Sal y pimienta

 

Preparación:

Corta los tomates por la mitad.

Quita las semillas y corta los tomates en trozos muy pequeños.

Pásalos por un colador y déjalos durante una hora.

Ponlos en un recipiente con el resto de los ingredientes y mézclalo todo.

La mezcla debe ser espesa.

No pongas aceite en la mezcla.

Pon el aceite en una sartén profunda antiadherente y caliéntelo bien.

Separa la mezcla en cucharadas pequeñas y empieza a freírlas en el aceite caliente hasta que empiecen a tomar color.

Sirve los Keftedes calientes.

 

Berenjenas Con Mozarella

 

 

Originariamente de Egipto, la berenjena blanca de Santorini es dulce, jugosa y no necesita riego.

Se la conoce como la «manzana del amor» o «melitzana» (berenjena) y es un sueño para cualquier cocinero ya que, diferencia de su hermana, la berenjena, no absorbe el aceite.

Berenjena blanca de Santorini, Ingredientes para 4 personas:

  • 4 berenjenas medianas de Santorini.
  • 350 gr de mozzarella cortada en cuñas.
  • 100 gr de mozzarella dura rallada
  • 1 cebolla mediana picada
  • 2 dientes de ajo picados.
  • 800 gr de tomates maduros pelados y picados.
  • 1 pequeña madeja de menta picada.
  • 1 pequeña madeja de albahaca picada.
  • sal y pimienta negra
  • aceite de oliva

 

Preparación:

Pon dos cucharadas de aceite de oliva en una cazuela, saltea la cebolla y el ajo, agrega los tomates y déjalo hervir durante 20 minutos hasta que la salsa esté espesa.

Cuando esté lista, incorpora la albahaca, la menta, la sal y la pimienta y mezcla.

Corta las berenjenas en rodajas de aproximadamente 1,2 cm.

Unta con aceite de oliva, sal y pimienta y pásalas por el grill hasta que se derritan y queden asadas.

Precalienta el horno a 180oC.

Pon un poco de salsa en la sartén y cúbrela con berenjenas y a continuación con las rodajas de mozzarella.

Repite este proceso hasta que no quede ningún ingrediente (serán unas 3 o 4 capas).

Coloca la salsa restante sobre la última capa y espolvorea la mozzarella rallada.

Hornea durante 30 – 40 minutos.

 

Melitzanosalata me Piperies Florinis (salsa de berenjena blanca)

 

Imagen de My greekdish.com

 

Melitzanosalata es un aderezo hecho con berenjenas que se han asado sobre una llama abierta hasta que la piel se ampolla.

Luego se retira la piel, así como las semillas y la berenjena se hace puré con un tenedor.

Se pica el ajo con la sal, añadiendo vinagre, aceite de oliva y pimienta negra.

Los pimientos rojos asados ​​(piperies Florinis) también se machacan con un tenedor y finalmente se mezclan todos los ingredientes.

Salsa griega

Tiempo de asado: 10 minutos.

Tiempo de preparación: 10 minutos.

Ingredientes para cuatro personas: 

  • 2 berenjenas asadas
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de vinagre
  • Pimienta negra recién molida
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 Piperías a la parrilla florinis
  • Puré De Santorini Fava

En griego, la palabra «fava» puede referirse a los guisantes secos o a la salsa que se hace de ellos. Aunque la fava se cultiva en toda Grecia, la de Santorini es ligeramente más dulce que las cultivadas en otros lugares y se considera que tienen un sabor superior.

Ingredientes para 4 (como aperitivo)

  • 1 ¼ tazas de habas pequeñas secas o arvejas amarillas
  • 1 cebolla pequeña cortada en cuartos.
  • ½ taza de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita. Sal pimienta fresca molida (a gusto)
  • Un puñado de perejil de hoja plana finamente picado.
  • Zumo de medio limón

Enjuaga las habas con agua fría y retira la suciedad.

Ponlas en una cacerola grande y cúbrelas con 2 ½ tazas de agua fría.

Si ves que el agua se enturbia, vuelva a enjuagar las habas.

Llévalas a ebullición lentamente. Notarás que se forma espuma en la superficie. Retírala con una cuchara de madera a medida que se acumula.

Agrega los cuartos de cebolla, la sal y la mitad del aceite de oliva. Cocina a fuego lento sin tapar durante 40 a 60 minutos, revolviendo periódicamente, hasta que las habas estén blandas.

Si queda agua, drena la mayor parte del agua (necesitarás un poco de agua para obtener un puré más húmedo).

Usa un molino de alimentos o licuadora para convertir las habas en puré.

 

Agrega el resto del aceite de oliva, el perejil y el limón. Revuelve y sazona con pimienta negra y más sal, si es necesario.

Sirve con pan crujiente, con pita y / o con verduras crudas.

Esta receta te dará aproximadamente 2 tazas.

Refrigera las porciones no utilizadas y cuando quieras servirlas, humedécelas con más aceite de oliva.

¡Disfruta!