¿Te pasa?

¿Tienes un lugar especial en tu vida que te descompone las estructuras?

¿Un lugar que te hace volver trastocado/a a casa?

¿Un sitio tan increíblemente maravilloso que incluso te hace cuestionar tu razón de ser en este infinito universo?

A mí me pasa con Nueva Zelanda.

Las tres veces que la he visitado me ha dejado cao.

¿Tú sabes las ganas que te entran de perderte por esos montes maravillosos y no volver ni al mundo real ni al virtual?

Sí, la tentación siempre ha sido tremenda.

Nueva Zelanda siempre tiene ese efecto sobre mí.

Y hoy, quiero compartir algunos de esos lugares mágicos en este paraíso natural contigo.

Pero no, no te voy a hablar de los destinos turísticos que se llenan de autocares cada día.

Porque, ¡no creas!

Aunque Nueva Zelanda esté en el culo del mundo, ¡ahora mismo está viviendo un boom turístico!

En 2018 llegaron 3,82 millones de turistas al país de la “larga nube blanca”, la mayoría provenientes de Australia, China, los Estados Unidos y el Reino Unido.

Así que, hoy quiero compartir algunas de las perlas de la naturaleza que quedan alejadas de las principales rutas turísticas.

¿Vas a estar totalmente solo/a en estos lugares maravillosos?

No te lo garantizo.

¡Hoy queda poco por descubrir!

¡Pero, desde luego, merece la pena perderse por ellos e intentar disfrutar de la imponente paz que se respira entre la naturaleza inigualable de este país!

¡Aquí los tienes!

 

10 joyas únicas de Nueva Zelanda que no puedes perderte al viajar a los 50

Recuerda, Nueva Zelanda es el destino ideal para disfrutar de unas buenas vacaciones en caravana.

¡En este artículo sobre Viajar en Caravana a los 50+ te cuento todo lo que necesitas saber para lanzarte a ese tipo de aventura automovilística por las antípodas!

Cruce de Tongariro

 

 

Empezamos por la isla norte y por uno de los parajes más sorprendentes que tendrás la oportunidad de admirar en tu vida, el Cruce de Tongariro.

Declarado Patrimonio de la Humanidad, en esta caminata de día entero atravesarás los Lagos Esmeralda, los Lagos Azules y el Mount Ngauruhoe, también conocido como “Mt Doom” (Monte del Destino) de El señor de los Anillos.

¡Cuidado con el nivel de fitness!

Si estás pensando en hacer esta maravillosa excursión, ¡sigue los consejos que comparto en este artículo!

 

Las Maravillas Geotérmicas de Wai-O-Tapu

 

 

¡Incomprensible e inigualable!

¡Ante las maravillas volcánicas de Wai-O-Tapu, en la isla norte de Nueva Zelanda, tendrás que pellizcarte para comprobar que sigues estando en el Planeta Tierra! E

Aquí verás lagos formados en cráteres verdes, azules y naranjas, cuevas que parecen que te llevan directamente al infierno y otras incomprensibles maravillas de la naturaleza.

Las aguas turquesas del lago Pukaki

 

 

Cruzamos a la isla sur de Nueva Zelanda.

Aquí, al pie de la montaña más alta de Nueva Zelanda, el Monte Cook, el lago Pukaki te deslumbrará por el increíble color azul turquesa de sus aguas glaciares.
El lago Pukaki fue el escenario de Lake Town en El Hobbit: La Desolación de Smaug y es hoy un centro neurálgico para todo tipo de actividades al aire libre, como el trekking, la bicicleta y la pesca.

 

El Monte Cook (Aoraki)

 

El Parque Nacional Aoraki Mount Cook acoge las montañas más altas y los glaciares más largos e imponentes de Nueva Zelanda.

Cuenta la leyenda Maori que Aoraki y sus tres hermanos eran hijos de Rakinui, el Padre del Cielo. Durante un viaje por mar, su canoa volcó en un arrecife. Cuando los hermanos se subieron a la cima de su canoa, el viento helado del sur los convirtió en piedra.

La canoa se convirtió en la Isla Sur (Te Waka o Aoraki) y Aoraki y sus hermanos se convirtieron en los picos de los Alpes del Sur.

¡Bonito! ¿Verdad?

En realidad, ¡el parque nacional abarca 23 picos de más de 3000 metros de altura!

Pero, no creas, ¡que es súper accesible!

La carretera estatal 80 te lleva a Aoraki / Mt Cook Village, junto al pintoresco lago Pukaki.

Desde aquí tienes una base cómoda para actividades alpinas de todo tipo de distancias.

Si te quedas a pasar la noche, ¡disfruta al máximo del espectacular cielo estrellado!

Piscinas azules, Paso de Haast

 

 

El lugar perfecto para hacer una pequeña parada y picnic si viajas entre el lago Wanaka y la costa oeste.

No tienes más que seguir una pequeña pista forestal desde Makarora Road y descubrirás las increíbles piscinas de aguas cristalinas de Haast.

 

Cataratas de Wairere (!…y Hobitton!)

 

 

 

¡Cuidado con las cataratas Waitere!

Porque ahí donde las ves, ¡para llegar hasta ellas vas a tener que ascender a ese imponente acantilado durante casi dos horas!

¡Y no es broma!

Sobre todo, ¡el tramo final!

Porque si te pasa como a nosotros y al viento le da por alborotar las aguas de la cascada, ¡vas a acabar totalmente empapado/a!

¿Merece la pena?

¡Sin lugar a duda!

Y lo que merece mucho la pena, aunque vas a encontrarte miles de turistas, es Hobitton.

Si eres fan de la trilogía del Señor de los Anillos, no puedes perdértelo porque es encantador.

¿Ves esa sonrisa que yo tengo en la foto?

¡La tuve constantemente durante la hora y media que creo que duraba la excursión!

Caro, ¡pero totalmente recomendable!

 

Arrowtown

 

Arrowtown es pintorescos pueblecito junto al aurífero río Arrow y a tan solo 20 minutos de Queenstown.

La aldea de Arrowtown se estableció en 1862, durante el apogeo de la fiebre del oro de Otago y creció rápidamente a medida que los pioneros iban construyendo casas de campo, tiendas, hoteles e iglesias, más de 60 de las cuales todavía vas a poder ver hoy.

Muy interesante es el asentamiento chino a la orilla del río (no te pierdas tampoco el camino que bordea el rio, es una preciosidad y el lugar preferido de los locales) construido por mineros chinos en 1868, una verdadera reliquia de la Nueva Zelanda del siglo XIV.

Si te atreves, incluso puedes alquilar una bici en Queenstown y hacer el recorrido hasta Arrowtown, es una belleza pero no sigue una ruta clara o bien indicada, así que, ¡calma!

Ben Lomond, Queenstown 

 

 

Ben Lomond es un reto.

No te quiero engañar.

Parece que lo tienes ahí, justo al lado de la bella Queenstown, pero ¡ojo con Ben Lomond!

¡Te vas a encontrar caminos que ascienden 1438 m casi de repente!

Puedes hacer el primer segmento cómodamente en el teleférico que sale desde Queenstown y subre a las pistas de esquí, o puedes ir a saco, como hicimos nosotros, y subirlo todo a pie.

Es una belleza, pero tienes que estar fuerte y disponer de tiempo.

Eso sí, a medida que subas, vas a tener cada vez menos adjetivos para describir las vistas que se te van a ir apareciendo desde diferentes ángulos y a diferentes alturas de Queenstown y de la cordillera de los Remarcables.

 

 

¡Y atención porque el ascenso final a los 1748 m de Ben Lomond son muy empinados y tienes que andar con mucho cuidado!

Pero, si lo consigues en un día despejado, tu recompensa serán las excepcionales vistas al Monte Earnslaw/Pikirakatahi y Aspiring/Tititea.

Así quedé yo al finalizar el ascenso a Ben Lomond.

 

¿Qué te sugiero que hagas después de esta agotadora pero irrepetible experiencia?

Directo/a:

 

Onsen Hot Pools, Arthurs Point, Queenstown

 

Imagen de www.onsen.co.nz

 

Relax.

Puro relax.

Privacidad.

Y un poco de lujo… ¡solo un poco! ¡Porque te lo mereces!

Disfruta del maravilloso panorama desde tu jacuzzi privado y sumérgete en agua natural de los pequeños baños de madera de Onsen Hot Pools, ¡verás lo mucho que te alivia ese cansancio que llevas encima de tanto trotar por Nueva Zelanda!

¡Te garantizo que vayas donde vayas y hagas lo que hagas, esta aventura por Aotearoa (el país de la nube blanca) te va a transformar la vida!

¡Escribe para contarnos tus aventuras por Nueva Zelanda!